La heroína

 La heroína

La heroína

Nombre Técnico: 3.6-diacetilmorfina o diamorfina.

Otros Nombres:  Heroina, H, Caballo.

Toxicidad:
5/5

Presentación: Polvo.

Historia: La heroína, como derivado de la morfina y principal opiáceo utilizado como droga de abuso, fue introducido en la terapéutica en 1898 por los laboratorios BAYER.

Características Físicas: es un polvo fino, cristalino, de color blanco y de sabor amargo, aunque también la suministran sin cristalizar.

Vía de Administración: Entre los usuarios se le acostumbra a llamar “Caballo”, empleándose con frecuencia por vía endovenosa para facilitar así la rápida y brusca aparición de efectos neurológicos, nombrándose  a esta forma de utilización  con el vulgarismo “pico”. También se emplea por vía inhalatoria (fumada), por el calentamiento indirecto envuelta en papel de aluminio (“chino”), forma de administración cada vez más utilizada por temor al contagio, vía endovenosa, del SIDA u otras enfermedades infecto-contagiosas al compartir jeringuillas o debido a la mala higiene, en general, de este grupo de población. Puede usarse, asimismo, por vía intranasal (esnifada) o genital, o aplicándola sobre la mucosa de las encías.

La mezcla de heroína y cocaína se denomina vulgarmente como “Speed ball”.

Farmacocinética: La heroína es un alcaloide derivado del opio, sintetizado a partir de la morfina, de formula 3.6 diacetilformina. Al igual que su principal metabolito, la 6-monoacetilformina, es mucho más liposoluble que la morfina, por lo que su distribución por el sistema nervioso central es más rápida y en consecuencia su acción central es más intensa.

La heroína administrada por vía endovenosa, la más habitual, es hidrolizada rápidamente a 6-monoacetilmorfina (MAM), teniendo una vida media de unos 5-9 minutos, la MAM a su vez es metabolizada formando morfina, con una vida media de 38 minutos.

La eliminación se realiza en gran medida por el riñon y tras un periodo de 40 horas, el 45% de la dosis administrada se recogió en forma de metabolitos.

Formula Química: 

Efectos en el sistema nervioso central: Se caracteriza por causar un síndrome anticolinérgico.. 

Efectos psicológicos: Alucinaciones, pasividad, sugestionabilidad, amnesia anterógrada, somnolencia, en algunos pacientes se puede presentar una etapa inicial de agitación y agresividad, Los pacientes pueden presentar secuelas neuropsicológicas como: síndrome de demencia escopolamínica, síndrome de estrés post-traumático y alteraciones cognitivas.

Efectos Orgánicos: El estimulo de los receptrores opioides de la sustancia negra y el estriado, que implican interacciones dopaminérgicas y gabaérgicas pueden ser  causa de efectos como rigidez muscular, catalepsia y conductas estereotipadas. La inhibición gabaérgica, que produciría excitación de las células piramidales del hipocampo, podría, podría ser la responsable de la capacidad convulsivógena de las dosis altas de opioides.

Los efectos disminuidores de la función sexual están relacionados con la acción de la heroína sobre el hipotálamo. Se produce una disminución de la secrección de FSH, LH, ACTH y como consecuencia de ello, una disminución de la concentración plásmatica de testosterona y cortisol. Por el contrario, incrementa la concentración de prolactina.

La depresión respiratoria es producida por los receptores μ2, fundamentalmente localizados en áreas bulbares, aunque existen evidencias de algún papel de los Kappa y delta. Se ve también muy disminuido por la tolerancia.

 

 

INGESTIÓN: Beber abundante cantidad de agua y trasladar al centro asistencia para iniciar lavado gástrico.

INHALACIÓN: Trasladar a centro asistencial para tratamiento sintomático.

CONTACTO LA PIEL: Lavar con abundante agua, si aparecen síntomas de intoxicación, trasladar al centro asistencial más cercano.

CONTACTO CON LOS OJOS: Lavar con abundante agua por lo menos durante 15 minutos, si hay aparición de síntomas de intoxicación, trasladar a un centro asistencial. La mayoría de los pacientes con intoxicación por Escopolamina pueden ser manejados sintomáticamente.

Clasificación de los Opiáceos:

  • Manual de Drogodependencias, Comunidad de Madrid, Cauce Editorial, 1998.

Samuel Zuleta

https://samuelzuleta.farmacodependencia.com/

Magíster en Drogodependencias, Especialista en Farmacodependencia, Psicólogo.

Publicaciones relacionadas