Cómo actuar como padres frente a las drogas

 Cómo actuar como padres frente a las drogas

Los padres tienen un papel importante en la prevención del consumo de drogas de sus hijos, que a grandes rasgos se pueden dividir en dos: por un lado, fomentar valores, conductas y habilidades que les ayuden a no consumir, y por otro lado, minimizar la influencia que suponen ciertas cuestiones que aumentan la probabilidad de que nuestros hijos consuman.

➢ Evite actitudes tolerantes hacia cualquier tipo de consumo, ya que serán
interpretadas como un permiso, más o menos claro, para realizarlo, así que
desechemos frases como «por unas copitas no pasa nada».
➢ Ya que no puede prohibir el consumo de sustancias (tabaco, alcohol…) a su hijo, sí es conveniente que como norma establecida exista que no se consuma en casa, aun cuando haya sido claro en la recomendación de que lo conveniente es que tampoco lo haga fuera.
➢ No consuma ningún tipo de sustancia en presencia de su hijo, o al menos trate de hacerlo en el menor número de ocasiones posibles.
➢ Hable abiertamente con él sobre posibles situaciones que les surgirán relacionadas con el consumo: «si tu mejor amiga te dice que te fumes con ella un cigarro, qué piensas decirle». De esta forma, ya está preparado para algo que hay probabilidad de que ocurra y ya ha ensayado una respuesta, en la que es importante que destaquemos su libertad para elegir lo que le conviene por encima de presiones.
➢ No sea alarmista, pero sí realista al informarle de los riesgos que suponen los consumos de ciertas drogas. Con los conocimientos que está adquiriendo, transmítalos sin exagerarlos, ya que si no su mensaje no resultará creíble. Piense que su hijo también puede informarse y consultar manuales, y si ve que exagera, no sólo será un problema el hecho de que no le llegue este mensaje, sino que corremos la alta probabilidad de que otros tampoco le lleguen, ya que tendrá en mente «mis padres se dedican a contar rollos…».
➢ Conozca a su grupo de amigos, muestre interés por las actividades que realizan, pero, ya sabe, no como un interrogatorio que se le hace a un «detenido».
➢ Cuéntele cosas a su hijo sobre usted, no es una debilidad mostrar cómo se siente; por ejemplo, «hoy he tenido un día complicado porque… y me siento algo triste». De esta forma, favorecerá un espacio de mutua confianza, ya que facilitará la comunicación con él y la posibilidad de que le cuente más cosas.
➢ Saque temas de conversación y discutan sobre ellos; por ejemplo, algo que sale en un telediario, una noticia curiosa o cuestiones que puedan preocuparles, como la situación de sus amigos, los estudios…
➢ Muestre cercanía y sea accesible, ya que ambas cuestiones serán excelentes fuentes para que su hijo se comunique con usted.
➢ Establezca unas normas familiares en cuanto a horarios, responsabilidades, etc. Éstos son importantes que sean cumplidos y que exista un razonamiento con su hijo sobre el porqué de su existencia; por ejemplo, si tiene que hacer su cama cada mañana, indíquele que es positivo que todos colaboren con las tareas domésticas, dado que no es justo que una persona tenga que asumir toda la responsabilidad, y además lo adecuado de que vayan adquiriendo autonomía.
➢ Es importante que nuestro hijo sea conocedor de que tiene nuestro apoyo y que aun cuando en algo no estemos de acuerdo va a contar con nuestro cariño. Les aseguro que dicho apoyo emocional facilita mucho las cosas.
➢ Tan inadecuadas son posiciones excesivamente permisivas como autoritarias; es importante estar en un punto de equilibrio.
➢ Refuerce su autoestima valorándole tal y como es, con sus potencialidades. Para ello también debe valorar sus esfuerzos por encima incluso de los resultados, ya que éstos en ocasiones pueden depender del azar. Si, por ejemplo, para un examen hemos visto que se ha estado preparando duro, que ha consultado libros, ha preguntado y ha realizado un gran esfuerzo, aunque luego la nota no sea la que esperábamos, será conveniente indicar: «hijo, has realizado un gran esfuerzo, estoy orgulloso y convencido de que si sigues así para el siguiente saldrá mejor». Después de esta afirmación será más sencillo educar sobre los fallos que hayan existido, «pero es importante que te fijes en los errores y en lo que creas que puedas corregir a la hora de estudiar, para sacar un aprendizaje para la próxima
vez…».
➢ Transmítale valores saludables y positivos para su crecimiento como persona. La importancia de la amistad, el respeto a la diversidad, la libertad de elección por encima de la presión grupal, la familia como apoyo, la capacidad de superación, el esfuerzo personal y la gratificación que supone conseguir lo que nos hemos propuesto, etc.
➢ Enséñele a afrontar situaciones de estrés con herramientas que nada tengan que ver con el consumo de sustancias, por ejemplo, respirar, realizar una actividad física, analizar las ventajas e inconvenientes de decisiones que vayamos a tomar para ser firmes, es decir, sin el recurso de la herramienta rápida e inadecuada del consumo.
➢ Encauce a su descendiente a disfrutar de su tiempo libre planificándolo y transmitiendo la importancia que éste tiene en su vida, introduciendo actividades saludables.
➢ Informe de forma objetiva a su hijo sobre las drogas; no se trata de dramatizar, sino simplemente de dar argumentos sobre cuestiones en las que debe estar formado.
➢ Fomente hábitos beneficiosos, dieta saludable, pautas adecuadas de sueño, ejercicio físico…

Related post