• 21 de septiembre de 2021

De larga data en la historia, el consumo de drogas y alcohol acompañó a la humanidad desde sus orígenes

 De larga data en la historia, el consumo de drogas y alcohol acompañó a la humanidad desde sus orígenes

Muchos derivan de plantas y hongos, otros los fabricamos. Algunos, como el café y el té, aumentan el estado de alerta; otros, como el alcohol y los opiáceos, lo disminuyen.

Las drogas psiquiátricas afectan el estado de ánimo, mientras que los psicodélicos alteran la realidad. Modificamos la química del cerebro por todo tipo de razones, usando sustancias de forma recreativa, social, medicinal y ritual.

Los animales silvestres a veces comen frutas fermentadas, pero hay poca evidencia de que ingieran plantas psicoactivas. Somos, entonces, animales inusuales en nuestro entusiasmo por emborracharnos y drogarnos. Pero ¿cuándo, dónde y por qué empezó todo?


Drogas en el pleistoceno

Dado el amor de la humanidad por las drogas y el alcohol, podría suponerse que drogarse es una tradición antigua, incluso prehistórica. Algunos investigadores han sugerido que las pinturas rupestres fueron realizadas por humanos que experimentaron estados alterados de conciencia.

Otros, quizás inspirados más en alucinógenos que en pruebas contundentes, sugieren que las drogas desencadenaron la evolución de la conciencia humana. Sin embargo, hay sorprendentemente poca evidencia arqueológica del uso de drogas prehistóricas. Los cazadores-recolectores africanos (bosquimanos, pigmeos y el pueblo hadzabe) probablemente viven sus vidas de manera similar a las culturas humanas ancestrales.

La evidencia más convincente del uso de drogas por parte de los primeros humanos es una planta potencialmente alucinógena llamada kaishe, utilizada por los curanderos bosquimanos y que supuestamente hace que la gente “se vuelva loca por un tiempo”.

Sin embargo, se debate cuánto han consumido drogas históricamente los bosquimanos y, por lo demás, hay poca evidencia del uso de drogas en los cazadores-recolectores.

La implicación es que, a pesar de la diversidad de plantas y hongos de África, los primeros humanos rara vez usaban drogas, y si lo hacían era tal vez para inducir trances durante los rituales. Quizás, por su estilo de vida, rara vez sentían la necesidad de escapar.

Se presume que, por su estilo de vida, las antiguas tribus rara vez recurrían al consumo de sustancias alucinógenas.

El ejercicio, la luz del sol, la naturaleza, y pasar tiempo con amigos y familiares son poderosos antidepresivos. Las drogas también son peligrosas; así como no se debe conducir borracho, es arriesgado drogarse cuando los leones acechan en el monte o una tribu hostil espera en un valle.

 

Fuera de África

Al emigrar de África hace 100.000 años, los humanos exploraron nuevas tierras y encontraron nuevas sustancias. Así descubrieron la amapola de opio, en el Mediterráneo, y el cannabis y el té, en Asia.

Los arqueólogos han encontrado evidencia del uso de opio en Europa hacia el 5700 a. C. En ese sentido, las semillas de cannabis aparecen en excavaciones arqueológicas en el 8100 a. C. en Asia, y el historiador griego Herodoto informó que los escitas se drogaron con marihuana en el 450 a. C. El té se elaboró en China en el año 100 a. C.

Es posible que nuestros antepasados hubieran experimentado con sustancias antes de lo que sugiere la evidencia arqueológica.

Las piedras y la cerámica se conservan bien, pero las plantas y los productos químicos se descomponen rápidamente. Por lo que sabemos, los neandertales pudieron haber sido los primeros en fumar marihuana.

Pero la arqueología sugiere que el descubrimiento y el uso intensivo de sustancias psicoactivas ocurrió en su mayoría tarde, después de la Revolución neolítica en 10.000 a. C., cuando se inventó la agricultura y la civilización.

 

Los psiconautas americanos

Cuando los cazadores cruzaron el puente de Beringia hace 30.000 años hacia Alaska y se dirigieron al sur, encontraron una cornucopia química. Aquí, los cazadores descubrieron el tabaco, la coca y el mate. Pero por alguna razón, los indígenas americanos estaban especialmente fascinados con los psicodélicos.

Los psicodélicos americanos incluían el peyote, el cactus San Pedro, la gloria de la mañana, la datura, la salvia, la anadenanthera, la ayahuasca y más de 20 especies de hongos psicoactivos.

Los indígenas americanos tenían principal preferencia por aquellos de efecto alucinógeno

Era todo un festival precolombino. Los indígenas americanos también inventaron la administración nasal de tabaco y alucinógenos. Fueron los primeros en inhalar drogas, una práctica que luego tomaron prestada los europeos. Esta cultura psicodélica americana es antigua.

Los botones de peyote sometidos a datación por carbono muestran una antigüedad de 4000 a. C., mientras que las estatuas de hongos mexicanas sugieren el uso del Psilocybe, un hongo, ya por el año 500 a. C. Un alijo de 1000 años encontrado en Bolivia contenía cocaína, Anadenanthera y ayahuasca, y que debió haber sido un viaje increíble.

 

La invención del alcohol

Un gran paso en la evolución del libertinaje fue la invención de la agricultura, porque esta hizo posible el alcohol. Creó un excedente de azúcares y almidones que, machacados y dejados fermentar, se transformaron mágicamente en potentes brebajes.

Los humanos inventaron bebidas alcohólicas de forma independiente. La más antigua data del año 7000 a. C., en China. El vino se fermentó en el Cáucaso en el año 6000 a. C.; los sumerios elaboraban cerveza en el 3000 a. C.

El vino es una de las bebidas más antiguas de la tierra y data del 6000 a.C

En las Américas, los aztecas elaboraban pulque con los mismos agaves que se usan hoy en día para el tequila y los incas elaboraban chicha, una cerveza de maíz.

Mientras que en América los psicodélicos parecen haber sido particularmente importantes, las civilizaciones euroasiática y africana parecen haber preferido el alcohol.

El vino fue fundamental para las culturas griega y romana antiguas, se sirvió en el Simposio de Platón y en la Última Cena, y permanece incorporado en el Seder judío y los rituales de comunión cristiana.

 

Civilización e intoxicación

La arqueología sugiere que el alcohol y las drogas se remontan milenios, hasta las primeras sociedades agrícolas. Pero hay poca evidencia de que los primeros cazadores-recolectores los usaran.

Eso implica algo sobre las sociedades agrícolas y las civilizaciones que dieron origen al uso promovido de sustancias ¿Pero por qué? Es posible que las grandes civilizaciones simplemente impulsaran la innovación de todo tipo: en cerámica, textiles, metales y sustancias psicoactivas.

Quizás el alcohol y las drogas también promovieron la civilización: beber puede ayudar a las personas a socializar, la alteración de las perspectivas fomenta la creatividad y la cafeína nos hace productivos. Y puede que fuera más seguro emborracharse o drogarse en una ciudad que en la sabana.

Una posibilidad más oscura es que el uso de sustancias psicoactivas se desarrolló en respuesta a los males de la civilización. Las grandes sociedades crean grandes problemas (guerras, plagas, desigualdades en la riqueza y el poder) ante los cuales los individuos son relativamente impotentes.

Samuel Zuleta

https://samuelzuleta.farmacodependencia.com/

Magíster en Drogodependencias, Especialista en Farmacodependencia, Psicólogo.