Delimitación de la patología dual

 Delimitación de la patología dual

La coexistencia de dos trastornos hace que ambos se relacionen de manera estrecha y bidireccional. El trastorno por uso de sustancias incide en el trastorno mental agravando, induciendo o atenuando los síntomas psiquiátricos. A su vez, el trastorno mental también puede influir de todas estas maneras en el trastorno por uso o abuso de sustancias. De modo que se plantea un importante reto no solo para la evaluación y el tratamiento, sino también para encontrar una explicación que relacione ambos trastornos, ya que cabe pensar que esta no es fortuita.

Hay que contemplar varios factores a la hora de establecer el tipo de relación entre ambos, como son la gravedad, la cronicidad y la discapacidad de los mismos. O dicho de otro modo, la intensidad, el factor tiempo y el grado de impacto o interferencia de los mismos.

Una vez hemos contemplado dichas variables, podemos establecer que existen tres formas posibles de relación entre el trastorno mental y el trastorno por consumo de sustancias:

  • El trastorno mental se produce como resultado de la acción directa y aguda de la sustancia en el Sistema Nervioso Central (SNC). Hablaríamos de la psicopatología asociada a los cuadros de intoxicación o síndrome de abstinencia a una sustancia como por ejemplo la psicosis inducida por sustancias, o el delirium tremens que puede aparecer en el curso de un síndrome de abstinencia a alcohol. Nos referimos a la subcategoría diagnóstica inducidos por sustancias/medicamentos.
  • El trastorno mental es causado por una enfermedad física secundaria al consumo crónico de drogas. Es el caso, por ejemplo, del síndrome de Korsakoff, trastorno provocado por un consumo crónico de alcohol y una mala alimentación que ocasiona un déficit en la tiamina, teniendo como manifestaciones clínicas la amnesia, así como problemas de tipo sensorial, motor, y apareciendo con frecuencia sensación de confusión. Nos referimos a la categoría diagnóstica trastornos neurocognitivos, y dentro de estos a las subcategorías delirium inducido por intoxicación por sustancias o por abstinencia a sustancias, y a la subcategoría diagnóstica trastorno neurocognitivo mayor o leve inducido por sustancias/medicamentos. Como podemos observar, tanto este caso como el anterior no son sino cuadros inducidos por sustancias ya sea a corto plazo y de manera transitoria (como intoxicación o síndrome de abstinencia a la sustancia), o a largo plazo y con una permanencia en el tiempo.
  • El trastorno psiquiátrico y el consumo de drogas son concomitantes, coexisten en el tiempo y es difícil determinar si surgieron de manera simultánea, o si uno es primario y el otro secundario. Lo que sí sabemos es su coexistencia en el momento temporal actual. Es lo que se conoce como patología dual.

Los cuadros transitorios inducidos por sustancias, intoxicación o síndrome de abstinencia a tóxicos

Los cuadros de intoxicación o síndrome de abstinencia inducidos por sustancias son una de las principales causas de error en el diagnóstico de un paciente. Ante una sintomatología especialmente florida o aparatosa, lo primero que debemos descartar es la presencia de etiología orgánica, medicamentosa o por consumo de sustancias que pueda explicar dichos signos o síntomas. Por ello las preguntas sobre si toma medicación o consume drogas deben ser preguntas imprescindibles cuando le estamos realizando la primera entrevista a un paciente. No debemos olvidar que a menudo un cuadro de intoxicación aguda puede ser de tal magnitud que nos encontremos ante un caso de sobredosificación, la cual puede llegar a comprometer la vida del paciente. No menos importantes que los casos de intoxicación son los de abstinencia, por las implicaciones que pueden tener. Están descritos los casos de muerte por abstinencia alcohólica, amén del famoso delirium tremens. Por lo que debemos procurar atención médica y de soporte vital cuando sea necesario.
Hay que tener en cuenta que en función de la droga que consume el paciente y de si se trata de un cuadro por intoxicación o uno por abstinencia, la sintomatología que presentará este será diferente, pudiéndose confundir con un cuadro psicopatológico con entidad propia y no relacionada con el consumo de tóxicos.

Efectos a largo plazo inducidos por el consumo crónico de tóxicos

Con frecuencia en los pacientes consumidores de drogas nos encontramos con una serie de deterioros en las funciones cognitivas (memoria, atención, capacidad de planificación, etc.), siendo estos y por ende sus manifestaciones clínicas resultado del consumo crónico de tóxicos.
A diferencia de los cuadros de intoxicación, abstinencia o inducidos por sustancias, las alteraciones antes mencionadas aparecen con el consumo crónico y no con el consumo puntual y masivo, o con su retirada brusca. Además en este tipo de trastornos de la conciencia, mnésicos, etc., los efectos se mantienen a lo largo del tiempo o no desaparecen. Estaríamos hablando de casos en los que existen evidencias de alteraciones o deterioros de tipo neuropsicológico, hablándose de cuadros de naturaleza orgánica, aunque eso sí, causados por el consumo de tóxicos.

Related post