El opio, los opiodes y los opiáceos

 El opio, los opiodes y los opiáceos

El opio es el jugo extraído de las cápsulas de la amapola o adormidera, papaver somniferum. El opio contiene más de 20 alcaloides activos u opiáceos, entre los que se destacan la morfina (9-17% del total), la codeína (0.5 – 4%) y la noscapina (2-9%), y se encuentra en menores proporciones en la papaverina y la tebaína.

En general, se  hace una distinción entre opiáceos, es decir, los diferentes productos derivados de la amapola del opio y opioides sintéticos que, hacen referencia a la metadona, buprenorfina, fentanilo, oxicodona.

Opio 

Se obtiene por una incisión poco profunda en la cápsula de la flor, tras lo cual aparece el látex o jugo. De cada cápsula de adormidera pueden recogerse entre 10-100 mg de opio. Para que el opio pueda fumarse, que era la forma de administración clásica en el siglo XIX, debe cocerse. Generalmente, se coloca agua hirviendo, se pasa por un tamiz para separar las impurezas y se obtiene el opio líquido. Se calienta de nuevo hasta que el agua se evapora y así se obtiene el opio cocido, que es de color marrón, y que ya esta listo para fumar.

Morfina

Para extraer la morfina, se disuelve el opio seco en agua hirviendo y se añade óxido cálcico, hidróxido cálcico o carbonato cálcico para que precipiten los alcaloides no morfínicos. Se filtra el líquido mediante una tela y el preparado, que es una solución de morfina, se coloca de nuevo en agua caliente a la que se añade cloruro de amonio para que precipite la morfina. Se enfría y después se filtra y se deja secar. La morfina base contiene 50-70% de morfina  y además codeína. Después se transforma en clorhidrato de morfina colocando la morfina base en agua caliente, a la que se añade ácido clorhidríco y después se filtra. Entonces se amasa en paquetes similares a ladrillos. Se necesita 13 kg de opio y 8 horas de trabajo para obtener una pieza de clorhidrato de morfina.

Heroína

La heroína puede sintetizarse desde la morfina clorhidrato o desde la morfina base. En el caso de utilizar la primera, se le añade anhídrico acético y se calienta. Tras diferentes pasos y filtrados se obtiene la heroína base. Después, puede transformarse en diferentes preparados según su futura utilización. Entre ellos, la heroína para fumar también llamada heroína número 3 o heroína marrón;  y la heroína para inyectar, tambien llamada heroína número 4, heroína clorhidrato o heroína blanca. La heroína marrón es menos soluble que la blanca, razón por la que se fuma, mientras que la blanca es más idónea para su administración por vía parenteral.

La pureza de la heroína que se vende al consumidor final es variable, por lo general está entre 5-35%. Se suele vender mezclada con lactosa, glucosa o almidón. Muchas veces se adultera con fármacos, como cafeína, paracetamol, estricnina, quinina, procaina o piracetam.

La vía de administración más frecuente de la heroína es la fumada en pipa o cigarrillo, y la inhalada intrapulmonar (chasing the dragon o «chino»), seguido por la intranasal y -cada vez menos por la aparición del sida- la inyección intravenosa. Para su consumo intravenoso, se disuelve el polco en un poco de agua y se añade unas gotas de limón o vinagre para incrementar la solubilidad, se calienta en una cucharilla y se carga en la jeringa a través de un filtro de cigarrillo o algodón, la combinación de heroína y cocaína  o anfetaminas administradas por vía intravenoza se denomina Speedball. 

Related post