Estas son las 16 drogas más adictivas del mundo

 Estas son las 16 drogas más adictivas del mundo

La mayoría de las drogas que se conocen tienen prohibido su consumo. En parte, esta prohibición se explica por su capacidad para causar adicción en las personas. 

El investigador británico David Nutt, profesor en el Imperial College de Londres (Reino Unido), ha investigado el potencial adictivo de varias sustancias para elaborar un índice de dependencia. En su ranking, el alcohol —una sustancia legalizada en la mayor parte del mundo— ocupa el séptimo puesto.

Estas son las sustancias más adictivas, según el estudio de David Nutt.

1. Heroína

La heroína es probablemente la más estigmatizada de las drogas. Los brutales síntomas de abstinencia que provoca inducen a la mayoría a prolongar el consumo antes que afrontar ese proceso.

Según los expertos, la heroína es la droga más peligrosa y adictiva. Únicamente se necesita una dosis 5 veces más fuerte de lo normal para causar la muerte, esto es, una proporción de 1:5 (el LSD o la marihuana tienen una proporción de 1:1000).

2. Cocaína

La cocaína es la droga ilegal que mueve más dinero del mundo. Sus efectos consisten en la sensación de euforia que muchas personas vinculan con entornos de fiesta, aunque se consume en todo tipo de contextos.

3. Nicotina

En el tercer puesto encontramos la nicotina, presente en el tabaco. Es otra de las sustancias legalizadas que tiene niveles muy altos de adicción. Según un estudio publicado por National Institutes of Health, tan solo el 6% de las personas que quieren dejar de fumar lo consiguen. 

Una curiosidad: cuando el humo del cigarrillo entra en los pulmones, pasa al torrente sanguíneo y llega rápidamente al cerebro, de modo que la nicotina alcanza su nivel máximo a los 10 segundos de la inhalación. Pero los efectos de la nicotina también se van con rapidez, por eso hay fumadores que fuman un cigarro tras otro. La brevedad de este ciclo impulsa al fumador a seguir dosificando el consumo para mantener los efectos placenteros y evitar los síntomas de abstinencia. 

4. Metadona

La metadona se utiliza para intervenir en casos de adicción a otras drogas, pero irónicamente muestra un potencial de dependencia altísimo. Se utiliza como mal menor, ya que los síntomas asociados a esta sustancia son menos fuertes que en la mayoría de casos. Lo más común es que conozcas otros como la morfina.

5. Cristal

Es el nombre que ha obtenido que ha adquirido la metanfetamina de Cristal por la forma de la sustancia. 

La metanfetamina es un estimulante poderoso y sumamente adictivo que afecta al sistema nervioso central. Su estructura química es similar a la de la anfetamina, un fármaco que se usa para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y la narcolepsia, un trastorno del sueño.

6. Seconal

Este nombre no es tan conocido. Cuando se toma, reduce la actividad del cerebro y del sistema nervioso. También conocido como Secobarbital, se usa para tratar el insomnio a corto plazo o como sedante antes de una cirugía. 

Es de la familia de los barbitúricos, que son sustancias depresoras de la actividad del cerebro que resultan más potentes que las benzodiacepinas. Llevan a un alto grado de sedación, relajación y también tienen un cierto poder analgésico. 

7. Alcohol

Una de las sustancias más consumidas. Es la droga cultural por excelencia, ya sea una cerveza, una copa de vino o un gin tonic

Sabes que no es bueno para tu hígado y que no debes abusar. Pero quizás aún no conozcas lo que realmente produce en tu cuerpo.

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, es decir, es una droga que hace más lenta la actividad cerebral. Puede cambiar tu estado de ánimo, tu comportamiento y tu autocontrol, y también generar problemas de memoria o impedir pensar con claridad. El alcohol produce problemas físicos y puede generar daños irreversibles en nuestros órganos.

8. Benzodiacepina

Un anticonvulsivo e hipnótico que en psiquiatría se utiliza frecuentemente en casos de trastornos de ansiedad o de epilepsia. Se conoce comercialmente a través de nombres como Valium Xanax. Y puede sonarte si has visto la serie Gambito de Dama en Netflix, porque son las pastillas a las que se vuelve adicta la protagonista, Beth Harmon.

Aunque en momentos puntuales puede ser muy útil para intervenir sobre desórdenes neurológicos, a medida que pasa el tiempo puede generar un fuerte grado de dependencia. Tanto que la FDA (la agencia estadounidense de medicamentos y alimentos) establece que las benzodiacepinas solo pueden ser usadas durante un plazo máximo de 3 meses. 

9. Anfetaminas

La anfetamina es un tipo de droga estimulante del sistema nervioso central. Se presenta en forma de pastillas o cápsulas de diferente forma y color. Produce sensaciones de alerta, confianza y aumenta los niveles de energía y autoestima. Hace desaparecer la sensación de hambre y de sueño.

Esta droga hace que el cerebro se vea inundado en dopamina y norepinefrina, pero además es capaz de generar una de las adicciones más rápidas que existen.

10. GHB

El GHB o gamma-hidroxibutirato es un depresor del sistema nervioso. Suele estar disponible en forma de líquido incoloro. Se conoce como una droga de diseño porque se fabrica (generalmente en laboratorios domésticos ubicados en sótanos). Su objetivo de consumo es tener subidones o, simplemente, sentirse colocado.

11. OxyContin

Es un tipo de medicina opioide. Esta droga, similar a la heroína, actúa sobre el sistema de recompensas del cerebro y hace que se incrementen notablemente los niveles de dopamina. Su uso incorrecto puede causar adicción y sobredosis y, con ello, la muerte. 

Sus efectos secundarios son muy peligrosos si se mezcla con alcohol o con otras drogas que le causen somnolencia o respiración lenta.

12. Oxicodona

Muy similar al anterior. La oxicodona es también un potente analgésico opioide sintetizado a partir de la tebaína (presente en el opio). En el contexto médico, a veces es utilizado en casos en los que hay dolor intenso, como por ejemplo en los procesos post-operatorios.

13. MDMA

Quizás lo conozcas como éxtasis. El MDMA es una de las drogas sintéticas más famosas utilizadas en el contexto del ocio nocturno. Pasado cierto umbral en la frecuencia de consumo, esta sustancia llega a ser muy adictiva.

El MDMA actúa como estimulante y alucinógeno. Produce un efecto energizante, distorsiona la percepción sensorial y temporal y hace que las experiencias sensoriales se disfruten más profundamente. También se la ha descrito como un entactógeno: una droga que puede aumentar la conciencia de uno mismo y la empatía. 

14. Fenciclidina

Es también conocida como PCP o polvo de ángel. Es un anestésico cuyos efectos biológicos incluyen sensación falsa de invencibilidad, flashbacks y psicosisSe utiliza como una droga por sus efectos alucinógenos.

Se utilizaba como anestésico pero dejó de recetarse por sus efectos secundarios como el delirio y la confusión; en la actualidad está totalmente prohibida incluso en el ámbito médico. 

15. Cannabis

El cannabis es una droga que se extrae de la planta Cannabis Sativa, con cuya resina, hojas, tallos y flores se elaboran las drogas ilegales más consumidas

Sus efectos sobre el cerebro son debidos principalmente a uno de sus principios activos, el Tetrahidrocannabinol o THC, que se encuentra en diferentes proporciones según el preparado utilizado. 

Hay datos sólidos derivados de investigaciones con animales y un número creciente de estudios con seres humanos que indican que la exposición a la marihuana durante el desarrollo puede causar cambios adversos en el cerebro a largo plazo o incluso cambios permanentes. 

16. LSD

Otra droga que, junto al éxtasis, sigue siendo de uso frecuente en el mundo de la noche. Esta, sin embargo, tiene un efecto alucinógeno aún más potente.

Cuando una persona toma LSD, se altera su sentido del espacio, de la distancia y del tiempo. Las personas que lo consumen dicen que oyen colores y/o que ven sonidos, pero sus efectos son impredecibles.

Los expertos advierten: “Cuando tienes un viaje al tomarte un ácido, no podrás salir de él hasta que la droga deje de desempeñar su función dentro de ti, ¡al cabo de aproximadamente 12 horas! El LSD puede provocar viajes muy desagradables, donde sus usuarios sienten pánico, confusión, tristeza y ven imágenes terroríficas”.

Es normal que la persona que tome LSD tenga flashbacks o recuerdos recurrentes, donde experimentará de nuevo las sensaciones desagradables del mal viaje incluso después de que la droga haya dejado de hacer efecto.

Fuente: businessinsider.es

Samuel Zuleta

https://samuelzuleta.farmacodependencia.com/

Magíster en Drogodependencias, Especialista en Farmacodependencia, Psicólogo.

Publicaciones relacionadas