La persecución al tabaco

Hacia 1603 grupos de médicos en Inglaterra levantaron una protesta ante el Rey Jaime I porque la gente hacía uso del tabaco sin prescripción médica. En 1604 haciendo caso de las protestas, Jaime I, redactó un manifiesto titulado Una réplica al tabaco (A Counterblaste to Tobacco); en el que describía a este hábito como insalubre; además escribió “No puede haber un daño más básico, pero aún así perjudicial, para un país, que el abuso de haber traído a este reino al tabaco”. El monarca además cuestionó las supuestas propiedades medicinales que se le atribuían al tabaco durante su época de esplendor en el que se lo utilizaba para curar males que iban desde resfríos, pasando por problemas gastrointestinales y mal aliento hasta cáncer. También fue uno de los primeros en referirse al humo pasivo como “asqueroso a la vista, odioso para la nariz, perjudicial para el cerebro, peligroso para los pulmones”. Su aversión por el tabaco lo llevó a establecer impuestos a este producto; siendo este el primer impuesto que se le impuso a este producto en la historia.

El mismo Cromwell ordenó a las tropas la destrucción del tabaco desde los cultivos hasta donde quiera que fuera hallado.

En Rusia, el gobierno condenó el consumo de tabaco, aplicando duras penas a los fumadores que fueron perseguidos con toda la esculticia con que en aquel país despótico se realizaban estas campañas persecutorias.

En suiza también se condenó el uso del tabaco y las leyes se alegaba que ese vicio era motivo de adulterios…

En 1612 en China se volvió ilegal el cultivo de tabaco así como el consumo de productos derivados de esta planta; y para 1638 cualquiera de estas dos actividades eran castigadas con pena de muerte por decapitación en el país asiático

El Papa Urbano VII tuvo el papado más corto de la historia, el cual duró tan solo trece días (del 15 de septiembre al 27 de septiembre de 1590) ya que murió de malaria. Sin embargo en esas casi dos semanas tuvo suficiente tiempo par establecer la primera ley de prohibición relacionada al consumo del tabaco. Esta ley o edicto prohibía consumir tabaco en forma masticada, fumada en pipa así como aspirada por la nariz en formato de polvo, tanto frente a las entradas de las iglesias así como en sus interiores.

En 1624 el Papa Urbano VIII prohibió a los católicos el consumo de tabaco en polvo conocido como rapé (snuff en inglés) dada la tendencia que tenía este producto a causar estornudos, algo que según sus palabras y su visión era peligrosamente similar al “gozo sexual”. Su sucesor Inocencio XII en el año 1690 amenazó con la excomunión a los que usaran el tabaco o su polvo en los recintos eclesiásticos.

La ley permaneció vigente hasta 1724, cuando el Papa Benedicto XIII, quien era fumador de tabaco en pipa, la derogó.

Hacia 1633 en el Imperio Otomano, donde tanto las autoridades religiosas como las seculares veían al tabaco con escepticismo, durante el reinado del Sultán Murad IV, tanto el tabaco como el alcohol y el café quedaron proscriptos en Estambul, y miles de personas fueron ejecutadas por consumir estas sustancias ilegales y según la ley otomana de aquel entonces “tóxicas”. En sus despiadadas luchas contra el tabaco hacia cortar la nariz y los labios a los fumadores y fueron muchos los turcos que perdieron estos órganos por no haberse enterado de tan brutales ordenanzas.

El emperador de Japón no quiso ser menos bárbaro y torpe y también decretó brutales castigos contra los fumadores en el año 1620.

Samuel Zuleta

Samuel Zuleta

Psicólogo, Especialista en Farmacodependencia y Magíster en Drogodependencia. Especialista y Magíster en Entornos Virtuales de Aprendizaje.

Abrir chat
1
Hola
Bienvenido a Farmacodependencia.com
¿En que puedo ayudarle?
Powered by