Las mujeres tienen el doble de riesgo de sufrir adicción al trabajo

 Las mujeres tienen el doble de riesgo de sufrir adicción al trabajo

La adicción al trabajo provoca problemas de salud física y mental, según ha observado un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Investigación de Rusia en un estudio publicado en el «International Journal of Environmental Research and Public Health». Las mujeres, analizaron, tenían casi el doble de riesgo de adicción al trabajo que los hombres.

Los adictos al trabajo son personas que suelen trabajar siete o más horas más que otros por semana. Hay posibles razones para ello: problemas económicos, matrimonio deficiente o presión por parte de su organización o supervisor. La adicción al trabajo también se conoce como un trastorno del comportamiento, lo que significa la participación excesiva del individuo en el trabajo cuando un empleador no lo requiere o no lo espera.

El objetivo de los científicos ha sido demostrar hasta qué punto el riesgo de adicción al trabajo está asociado con la percepción del trabajo (demandas laborales y control del trabajo) y la salud mental en cuatro categorías laborales sugeridas por el modelo de Karasek o el modelo Job Demand-Control-Support (JDCS): pasivo, de baja tensión, activo y de tensión laboral.

Los trabajos «pasivos» (bajo control del trabajo, bajas demandas laborales) pueden ser satisfactorios para un trabajador siempre que los trabajadores alcancen la meta establecida. Los trabajos de «baja tensión» tienen un alto control del trabajo y bajas demandas de trabajo. Las personas de esta categoría no corren un riesgo especial de sufrir problemas de salud mental y, por lo general, corresponde a trabajos creativos como los arquitectos.

Asimismo, los trabajadores «activos» tienen altas exigencias laborales y un alto control del trabajo. Son profesionales altamente capacitados con responsabilidades, como jefes o directores de empresas. Estos trabajadores tienen tareas muy exigentes pero altos niveles de libertad de decisión para resolver problemas. Por último, los trabajadores con riesgo de trastornos relacionados con el estrés son los que pertenecen al grupo de «tensión laboral» (alta demanda y bajo control).

Los resultados muestran que las altas demandas laborales en el trabajo están fuertemente asociadas con el riesgo de adicción al trabajo, si bien el nivel de control del trabajo no juega el mismo papel. De hecho, la prevalencia del riesgo de adicción al trabajo es más alta para los trabajadores activos y de alta tensión que para los trabajadores pasivos y de baja tensión.

Estos dos grupos de trabajadores parecían ser más vulnerables y, por lo tanto, pueden sufrir más los resultados negativos del riesgo de adicción al trabajo, en términos de depresión, trastornos del sueño, estrés y otros problemas de salud.

Finalmente, los investigadores encontraron que las personas con mayor riesgo de adicción al trabajo en comparación con las personas con bajo riesgo de adicción al trabajo tienen el doble de riesgo de desarrollar depresión. La calidad del sueño fue menor para los trabajadores con alto riesgo de adicción al trabajo, en comparación con los trabajadores con bajo riesgo de adicción al trabajo.

Samuel Zuleta

https://samuelzuleta.farmacodependencia.com/

Magíster en Drogodependencias, Especialista en Farmacodependencia, Psicólogo.

Publicaciones relacionadas