Modelo de la distribución del consumo

 Modelo de la distribución del consumo

Incide, prioritariamente, en el análisis de la oferta y disponibilidad de una sustancia en el seno de una población concreta o de la sociedad en su conjunto. Se refiere habitualmente a las drogas institucionalizadas y enfatiza la importancia de la disponibilidad del producto en el medio social como factor explicativo de su consumo.

La problemática del consumo del alcohol y otras drogas puede ser comprendida a partir de considerar la mayor o menor facilidad de acceso a ellas que tengan los ciudadanos (3). Su principal aportación es analizar las relaciones existentes entre la oferta y el consumo en un medio social dado.


Parker y Harman (21) señalan que el modelo de distribución del consumo se basa en las siguientes premisas:
•Las drogas institucionalizadas son causantes de gran número de enfermedades y accidentes que incrementan las cifras de morbilidad y mortalidad en las sociedades industrializadas.
•El patrón general de consumo de sustancias institucionalizadas en una sociedad dada predice la cantidad de consumidores que abusan o dependen de ellas: cuanto mayor es el consumo, más grande será la proporción de personas abusadoras o adictas.
•El control de la disponibilidad de sustancias tóxicas en la sociedad influye sobre el número de personas que abusan de ellas.
•El consumo de sustancias se ve influido por los cambios en las normas reguladoras de su distribución. Este modelo se vincula al control legislativo y da su confianza a los recursos legales como medida preventiva dirigida al control de la disponibilidad de las drogas.

No obstante, se diferencia del modelo jurídico en el mayor interés por las sustancias no institucionalizadas. El modelo de distribución del consumo pretende reducir los efectos negativos de las sustancias institucionalizadas a través de la regulación de su suministro. Con medidas legislativas tendentes a restringir la oferta y la disponibilidad de las drogas en el medio social.

Aparecen medidas propuestas a para limitar el consumo como: aumento de los precios, control de la publicidad, aumento de las edades de consumo legal, restricciones en los horarios de apertura de establecimientos vinculados al consumo, multas y otras sanciones a establecimientos que dispensan a menores, sanción al consumo en lugares no habilitados, sanciones penales para conductores ebrios (22).

Samuel Zuleta

https://samuelzuleta.farmacodependencia.com/

Magíster en Drogodependencias, Especialista en Farmacodependencia, Psicólogo.