Objetivos del tratamiento, rehabilitación y reinserción social

 Objetivos del tratamiento, rehabilitación y reinserción social

El tratamiento de las drogodependencias se entiende entonces, como un proceso cuyo objetivo final ideal es el de la recuperación personal y social de la persona con problemas asociados al consumo de drogas, que logre cambiar a un estilo de vida incompatible con el uso de drogas. Para conseguirlo a través de un programa estructurado, se marcan tres fases o etapas, que empiezan a contar desde el momento en que la persona entra en contacto con el dispositivo asistencial. La primera etapa, en los programas que tienen por finalidad la abstinencia, es la desintoxicación, que podrá realizarse -como se dijo anteriormente-, dependiendo de su complejidad y severidad evaluada, de las condiciones físicas, sociales, psicológicas y motivacionales del sujeto, en diferentes lugares: en un hospital, en un establecimiento con plan ambulatorio o en un establecimiento con plan residencial.

A continuación empieza el proceso de tratamiento-rehabilitación biopsicosocial.

En esta segunda parte del proceso, el equipo de profesionales y técnicos realiza una evaluación de todas las áreas que puedan estar afectadas por las consecuencias del consumo problemático dela persona. Seguidamente, se deciden los objetivos terapéuticos que hay que cumplir para que la persona pueda afrontar y mantener un estilo de vida apartado del consumo problemático de drogas, y para que disminuya los riesgos asociados a ese consumo.

Para alcanzar estos objetivos, los profesionales y técnicos pueden contemplar programas de tratamiento específicos, que permitan adaptarse a las necesidades de cada persona (apoyo psicoterapéutico, programas de entrenamiento en competencias sociales, prevención de recaídas, reestructuración cognitiva, entrenamiento para afrontar situaciones de estrés y ansiedad, programas de apoyo y otros) y que se desarrollen como parte de un tratamiento integrado, es decir, buscando abordar todos los espacios problemáticos relacionados con el consumo de drogas.

En todo este proceso de rehabilitación, el equipo tratante de las diferentes áreas realiza un trabajo de coordinación, con el objetivo de asegurar y consolidar los cambios que deben ser alcanzados gracias a la puesta en marcha del programa terapéutico.

La tercera parte del proceso, es la denominada fase de reinserción social. Esta fase corresponde al último período de permanencia de la persona en un programa de tratamiento, en la cual, principalmente, se realizan actividades orientadas al entrenamiento de habilidades que favorezcan la integración social de la persona a una vida normalizada.

Sin embargo, a pesar de que se define como una etapa, y se ubica en un momento determinado del proceso terapéutico, la reinserción debe estar presente desde el inicio y durante todo el programa terapéutico.

Es un proceso dirigido hacia la integración social y ocupacional de la persona, es decir, hacia el cumplimento de objetivos a largo plazo, con una mayor repercusión en el desarrollo futuro de la vida personal y social del consumidor problemático de drogas, dado que se trata de reajustar tanto los aspectos relacionados con la dependencia física y psicológica, así como las dificultades que esta dependencia produce en la capacidad del individuo para desenvolverse en condiciones de normalidad en su medio social.

Se trata, entonces, de entrenar a la persona en tratamiento para que logre integrarse socialmente en condiciones similares al resto de las personas. La dificultad, duración y objetivos del proceso de tratamiento varían de forma considerable en función de las características de cada persona, el tipo de sustancia consumida, el tiempo del consumo, etc. Por eso, según las diferentes modalidades de tratamiento, tendrá que evaluarse cuándo y en qué condiciones cada persona está preparada para llevar una vida normalizada dentro de los parámetros de su comunidad de referencia.

Sin embargo, en términos generales, pueden establecerse los siguientes aspectos a tener en cuenta en el proceso de rehabilitación-reinserción:

  • Mantenimiento de las modificaciones del patrón de consumo en los programas libres de drogas y, si no es posible, adoptar patrones de acompañamiento terapéutico con el objeto de reducir riesgos de empeoramiento.
  • Readaptación de las relaciones sociales, familiares y laborales, de tal manera que se reduzca o elimine el condicionamiento provocado por la drogodependencia.
  • Reajuste de los patrones y estilos de ocupación de tiempo libre y participación en la vida social.
  • Adquisición y desarrollo de habilidades para la búsqueda y conservación del empleo, en condiciones equiparables a las de otras personas sin este problema.
  • Preparación para el control de las respuestas emocionales cuando éstas puedan volver a ser problemáticas.
  • Mejora de las condiciones sociales mínimas y mantenimiento de hábitos de salud e higiene adecuados.
  • Reducción o eliminación de los comportamientos de riesgo higiénicosanitarios.

Fuente: Lineamientos Técnicos tratamiento y rehabilitación de personas con consumo problemático de droga.

Samuel Zuleta

https://samuelzuleta.farmacodependencia.com/

Magíster en Drogodependencias, Especialista en Farmacodependencia, Psicólogo.