Topiramato

 Topiramato

TOPIRAMATO

El topiramato es el antiepiléptico que dispone de más cantidad de estudios y de mayor calidad metodológica en el campo de las adicciones, de ahí su creciente uso en ese terreno. Sin embargo, hay que ser cautelosos con su uso por el riesgo de efectos adversos de tipo cognitivo, principalmente si se instaura la dosis terapéutica de forma rápida.

Presenta una absorción rápida, una biodisponibilidad del 80%, la concentración plasmática máxima se produce a las 2-4 horas, una escasa unión a las proteínas plasmáticas (un 15%), un escaso metabolismo hepático (20% del fármaco), una vida media de 19-23h, y excreción renal como fármaco inalterado en su mayor parte.

Es un antagonista de los canales de sodio voltaje-dependientes. Inhibe los canales de calcio, inhibe la anhidrasa carbónica y modula la función dopaminérgica
mesocortical. Es un agonista del receptor GABA-A y un antagonista del receptor AMPA/Kainato.

Formula:  acido 3-acetamidopropan-1-sulfonico

Los estudios apoyan su eficacia en las dependencias de alcohol y de cocaína, en el control de los impulsos y el trastorno límite de personalidad.

Puede producir alteraciones cognitivas, enlentecimiento psicomotor o falta de concentración (debe de realizarse un incremento gradual de la dosis).
Además ocasiona sedación, cansancio, oligohidrosis, litiasis renal, parestesias, pérdida de peso o disgeusia.

Son escasas. Inhibe el  citocromo CYP 2C19. Disminuye los niveles de valproato y anticonceptivos orales. Algunos fármacos disminuyen los niveles de topiramato: carbamacepina, fenobarbital, valproato o fenitoina.
Hay que tener precaución con fármacos que predispongan a una nefrolitiasis (alopurinol, furosemida y acetazolamida) y con la digoxina.

En caso de insuficiencia renal y nefrolitiasis.

Inicio con dosis de 25 mg/día, aumentos de 25 mg por semana hasta una dosis de  mantenimiento de 300 mg/día.

Related post