¿Una copa de vino al día? Las consecuencias del alcohol en tu salud

 ¿Una copa de vino al día? Las consecuencias del alcohol en tu salud

Varios estudios han indicado que una copa de vino tinto al día no solo no daña la salud, sino que incluso contribuye a conservarla. Ahora, un estudio clínico y de doble ciego sobre 100 pacientes con dolencias cardíacas echa por tierra el mito.

Unos investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) descubrieron que el alcohol tiene un efecto inmediato en el corazón de los pacientes con fibrilación auricular (FA), el trastorno del ritmo cardíaco más común.

Su estudio fue publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology: Clinical Electrophysiology. Según sus datos, las propiedades eléctricas que contraen los músculos del corazón cambiaron inmediatamente en los pacientes que tomaron alcohol en cantidades inferiores a la intoxicación, en comparación con un número igual de sujetos de control que recibieron placebo. Los resultados fueron claros: el alcohol hace crecer aumenta el riesgo de fibrilación auricular. 

“El primer estudio apunta a un mecanismo a través del cual un factor del estilo de vida puede cambiar en gran medida las propiedades eléctricas del corazón y aumentar la probabilidad de arritmias”, explica Gregory Marcus, profesor de medicina de la División de Cardiología de la UCSF.

Corazón

Todos los pacientes del estudio se sometieron a un procedimiento programado y estándar de ablación con catéter, el método más eficaz para suprimir los episodios de fibrilación auricular, apuntan en la revista MedicalXpress. Este procedimiento intenta eliminar la conexión eléctrica entre las venas pulmonares y la aurícula izquierda.

Para el estudio, los investigadores midieron el período refractario que necesitaban las células para recuperarse antes de poder volver a transmitir señales eléctricas y la velocidad de conducción de la señal de un punto a otro dentro del corazón. 

Aunque esta última no cambió significativamente, la ingesta de alcohol dio lugar a una reducción media de 12 milisegundos en el período refractario para el tejido de la vena pulmonar. La sustancia también redujo el período refractario en un número significativamente mayor de sitios en toda la aurícula. Sin embargo, el número de episodios de fibrilación auricular inducidos no difirió significativamente entre los grupos que habían tomado alcohol y placebo.

“Los pacientes deben ser conscientes de que el alcohol puede tener efectos inmediatos y aumentar el riesgo de arritmias”, insiste Marcus.

La fibrilación auricular interrumpe el bombeo normal de la sangre a través de las aurículas —las cámaras superiores del corazón—. Normalmente, el bombeo se realiza por medio de ondas regulares de conducción de señales eléctricas a lo largo de unos circuitos que se forman en el corazón entre las células del tejido muscular. 

Al tener una persona esta enfermedad, las propiedades eléctricas cambian dentro de las aurículas y las señales eléctricas viajan caóticamente a través de los músculos de las cámaras. En consecuencia, las aurículas bombean la sangre sin orden alguno. Los afectados por la fibrilación auricular pueden sentir que el corazón late con fuerza o se salta los latidos.

Samuel Zuleta

https://samuelzuleta.farmacodependencia.com/

Magíster en Drogodependencias, Especialista en Farmacodependencia, Psicólogo.

Publicaciones relacionadas